La disfunción eréctil psicológica, también llamada disfunción eréctil psicógena, es una afección sexual masculina que se caracteriza por problemas o falta de erección por causas psicológicas. Es decir, en algunos de los casos las dificultades para obtener una erección se producen puramente por el nerviosismo, la ansiedad, la depresión o el propio miedo a no conseguirla.

Esta impotencia psicológica está muy relacionada con lo que se llama estrés y ansiedad anticipatoria. El hombre puede vivir uno de estos episodios de disfunción y recordarlo en los sucesivos encuentros de pareja, de forma que “retroalimente” el problema. Es decir, se crea un círculo vicioso.

Si bien es cierto que la disfunción eréctil psicógena aparece poco de forma aislada (en aproximadamente un 10 % de los casos), la causa psicológica contribuye a agravar el cuadro acompañando a otras causas.

La causa más común de la impotencia es de origen físico (dolor pélvico, prostatitis, neuralgia pudendo…), la cual conocemos como orgánica (aunque también encontramos vascular, neurológica u hormonal). En estos casos es muy común que aparezca también el factor psicológico por miedo a la falta de erección.

Precisamente, por las mismas razones: miedo al fracaso, expectativas, autoestima… Se crea una tensión en el encuentro sexual que puede volver a llevar a una erección incompleta en los encuentros sexuales.

Es decir, la disfunción eréctil suele aparecer asociada a otras enfermedades, aunque también existe el componente psicológico aislado o asociado. Una causa de la cual hablaremos en este post junto con el tratamiento para la disfunción eréctil.

Causas de la disfunción eréctil psicógena

En la impotencia psicológica el pene no presenta ninguna alteración física, sin embargo, enfermedades como la ansiedad, la depresión o situaciones como los nervios pueden provocar esta situación.

Estos son los problemas más comunes que la causan:

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Problemas de erección por nervios
  • Miedo a no conseguir una erección
  • Autoestima baja
  • Problemas de pareja
  • Estrés
  • Fatiga
  • Inapetencia
  • Insomnio
  • Problemas laborales, familiares y sociales

Disfunción eréctil psicógena

¿Cómo saber si es psicológica o física?

Este tipo de impotencia psicológica se suele diferenciar de la física porque los problemas de erección son selectivos o dependen de la situación. Es normalmente en pareja cuando suelen aparecer los problemas de erección, mientras que la persona afectada puede tener erecciones espontáneas, nocturnas o masturbarse con normalidad. Por el contrario, la disfunción eréctil orgánica suele presentarse de forma más progresiva y no suele diferenciar de situaciones (se da tanto en los momentos de soledad como en los de compañía).

Tratamiento contra la disfunción eréctil

Lo más importante antes de emprender un tratamiento contra la disfunción eréctil es dar con un buen diagnóstico. Una vez que se determine si la causa es orgánica o psicológica se podrá orientar de una forma u otra.

En este sentido, el mejor antídoto para las personas que han padecido algún episodio de disfunción eréctil es la comunicación. Comprender qué está pasando y hablarlo en pareja podrá ayudar a que la situación se relaje hasta poder romper este círculo vicioso del que hablábamos.

Cuando la impotencia se produce por causas psicológicas, rara vez se aplica un tratamiento físico o con medicación; solamente psicológico, con la ayuda de un psicólogo o un sexólogo.

Pero antes de nada lo más aconsejable es acudir al urólogo, para que pueda comprobar si el origen es solo psicológico o bien existe una causa orgánica principal.

Tratamiento devigor ®

Especialmente pensado para las disfunciones causadas por factores orgánicos, el método devigor®  es una solución indolora y sin cirugía para la impotencia. Disponemos de la patente mundial de la Tecnología inteligente SW® con sistema FH de impulsos acústicos, la nueva generación de equipos urológicos, considerada por la Sociedad Internacional de Ondas de Choque (ISMST) como la más eficaz.

En la actualidad, es la mejor terapia médica en el tratamiento de la disfunción eréctil, con resultados de éxito que superan el 95%. No dudes en ponerte en contacto con nosotros para acceder a tu primera consulta con un especialista en urología que pueda determinar el origen del trastorno y recomendarte el mejor tratamiento.